5 Mitos sobre el AIU

Cinco mitos acerca de los AIUs que debes conocer

Los Anticonceptivos Intra Uterinos son uno de los métodos más efectivos para el control natal en el mercado, especialmente cuando se toma en cuenta el factor “error humano”, es decir, una mala colocación del condón puede llegar a romperlo, así como un olvido puede terminar con la secuencia de las pastillas y disminuir su eficacia, poniendo en riesgo a la pareja de un embarazo inesperado.

Basado en el uso típico, los DIUs son 45 veces más efectivos y 90 veces más que el condón masculino de acuerdo al Instituto Guttmacher.

Estos pequeños dispositivos en forma de “T” son tremendamente duraderos y su efecto es fácilmente reversible. Después que el médico lo coloca dentro del útero, el AIU puede prevenir el embarazo por un lapso que va de los tres a los diez años, dependiendo del modelo elegido. Actualmente hay varios modelos en el mercado incluyendo tres que liberan bajos niveles de hormonas a lo largo de un periodo de tiempo determinado. La versión sin hormonas tiene un cable de cobre enrollado alrededor del centro, el cual genera una reacción en el organismo que hace que el útero genere un ambiente tóxico para el esperma, previniendo así la fertilización.

El dispositivo además permite el rápido regreso al modo fértil de la mujer, ya que basta con removerlo para permitir la fecundación.

El uso del dispositivo debería ser más popular, y probablemente el hecho de que no sea el rey de los anticonceptivos, se basa en la cantidad de mitos que lo rodean. Algunas mujeres tienen la impresión de que el dispositivo solamente sirve para aquellos que ya han tenido hijos mientras que otras suponen una serie de historias acerca de sus efectos colaterales, que si bien existen, no son tan graves y son perfectamente controlables con medicamentos temporales.

Veamos algunos de estos mitos.

Mito uno: “Es riesgoso colocarse el dispositivo antes de que hayas tenido hijos”. De hecho es completamente lo opuesto, la Academia Americana de Pediatría y el congreso americano de Obstetras recomiendan el AIUY como la primera línea de defensa anticonceptiva para adolescentes que tienen una vida sexual activa principalmente porque son más seguros e increíblemente efectivos. En el mercado hay dispositivos cortos y con las características necesarias para ser colocados en nulíparas (mujeres sin partos previos), que aseguran total comodidad y efectividad en la usuaria.

Mito dos: “Colocarse el AIU será una de las experiencias más dolorosas de tu vida”. Cada mujer tiene un nivel diferente de tolerancia al dolor, lo cual explica por qué mientras una puede opinar que la colocación es realmente dolorosa otra puede decir qué fue lo más sencillo que ha hecho en el ginecólogo.

Mito tres: “El AIU se puede salir”. Si bien es cierto que tu cuerpo puede expeler el dispositivo del útero, esto resulta tremendamente improbable, de hecho las estadísticas muestran que sólo sucede en alrededor del 3% de los casos en el lapso de los tres primeros meses de haber sido insertado. Además, esto no causaría dolor y sería perfectamente notado por la usuaria.

Mito cuatro: “Los AIU causan infecciones e infertilidad”. Este rumor tiene detrás algo de historia. En los años sesentas y setentas existieron varios dispositivos de pésima calidad en el mercado, lo que causó infertilidad y que algunas mujeres incluso perdieran sus úteros e incluso sus vidas. Por supuesto después de 40 años de perfeccionamiento del dispositivo, hoy se cuentan con excelentes modelos y materiales en el mercado, suficientemente probados como para no causar infecciones ni fertilidad ni poner en riesgo la vida de las usuarias.

Mito cinco: “Los doctores deben inducir una contracción para colocar el AIU en el útero”. Aunque el término contracción se relaciona con la labor de parto, una contracción y un cólico son esencialmente la misma cosa, un movimiento en el que los músculos se contraen. No es que el ginecólogo tenga que provocar un cólico, lo que sucede es que al manipular el útero, es muy probable que tengas un ligero cólico durante la consulta o poco después, pero la incomodidad pasará pronto y los beneficios superan cualquier sensación pasajera.

Ahora que ya conoces todo acerca del AIU, es tu decisión usarlo. Te recordamos que en combinación con el condón, ambos constituyen una de las mejores alternativas para administrar tu planificación familiar y evitar contraer infecciones.

7 comentarios sobre “5 Mitos sobre el AIU

  1. Pues realmente yo tengo dicho dispositivos, no tengo problema alguno vivo feliz y en mi dias me avisaron que como efecto secundario serian los cólicos fuertes, a la fecha sigo esperando esos cólicos jaja y no es un método que no se pueda pagar a mi me costó 400 pesos, tambien opino que no es un decisión absoluta de pareja.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s